jueves, 21 de mayo de 2020

LOS PASOS DEL MÉTODO FENOMENOLÓGICO SEGÚN SPIEGELBERG 7

Paso VI: Suspender la creencia en la existencia de los fenómenos
   
     Mencionar la reducción fenomenológica casi al final y no al comienzo de mi explicación del método fenomenológico debe parecer una violación flagrante de las instrucciones inequívocas de Husserl, para quien la reducción es cada vez más la clave maestra de la fenomenología. Una defensa para esta manifiesta "herejía" puede tomarse del hecho de que la reducción fenomenológica nunca ha sido un terreno común para todos aquellos que de alguna manera se han alineado con el Movimiento Fenomenológico. Además, incluso aquellos que defienden la reducción de la boca para afuera no siempre la practican, al menos no explícitamente. Asimismo, se puede argumentar que el mismo Husserl pudo realizar algunos de sus mejores análisis fenomenológicos en las últimas partes de Logische Untersuchungen sin recurrir a este método, que no anunció hasta mucho después. Finalmente, el propio Husserl nunca logró formular el significado y la función de la reducción fenomenológica de manera inequívoca y definitiva, ni siquiera de una manera que lo satisficiera personalmente. Bajo estas circunstancias, la ruta más segura parecería consistir en establecer el significado mínimo de la reducción, seguido de una breve pista sobre su desarrollo y una consideración final de su importancia para las otras fases del método fenomenológico.
     Husserl fue quien asoció el significado original y básico de la reducción con la operación matemática del uso del paréntesis (Einklammerung). La idea subyacente de esta metáfora es que debemos separar los fenómenos de nuestra experiencia cotidiana del contexto de nuestra vida común y corriente, mientras preservamos sus contenidos de la manera más completa y pura posible. El procedimiento real de esta separación consiste en suspender el juicio sobre la existencia o no existencia de ese contenido. Esto de ninguna manera implica que neguemos o incluso dudemos de su existencia hasta el punto de descartarlo, como Descartes lo hizo erróneamente. Eventualmente podríamos, e incluso podría agregar, deberíamos, volver a la duda de la existencia, aunque el mismo Husserl nunca lo hizo explícitamente después de desarrollar su idealismo trascendental. A este aspecto de negación o poner "entre paréntesis" de la reducción, le corresponde como complemento positivo la posibilidad de concentrarse exclusivamente en el contenido no existencial o esencial, el "qué“, de los fenómenos. Es en conexión con este aspecto positivo, que Husserl esperaba que la reducción fenomenológica abriera dimensiones completamente nuevas para la investigación fenomenológica.
Gómez, 2020
   Si la suspensión de la creencia en este sentido fuera todo lo que significa la reducción fenomenológica, las sorprendentes afirmaciones de Husserl para esta parte de su método difícilmente serían comprensibles. En el Capítulo III, donde traté el desarrollo de la filosofía de Husserl, intenté determinar al menos algunas características adicionales de este paso que no se describen explícitamente en su interpretación inicial. Incluyen la cancelación sistemática de todos aquellos actos por los cuales la conciencia supuestamente constituye a los fenómenos. Aparte del supuesto implícito de que existen tales actos, que difícilmente puede darse por sentado, cualquier consideración adicional de esta extensión de la reducción fenomenológica sería desaconsejable en el contexto actual.
     Considerando estas circunstancias, ¿cuál puede ser la función y el posible valor de la reducción fenomenológica, entendida en el sentido de una mera suspensión de creencias existenciales? Parece que su uso más obvio es que facilita la genuina intuición, análisis y descripción de lo dado. Porque nos libera de nuestra preocupación habitual por la "realidad sólida o material", lo que nos hace apartar aquello que es "meramente producto de nuestra imaginación" o está “solo por prejuicio" y lo hace indigno de nuestra atención. Esto no significa que la suspensión de creencias existenciales sea indispensable para un inventario imparcial de nuestros fenómenos. Lo más importante en fenomenología es que consideramos que todos los datos, reales o irreales o dudosos, tienen los mismos derechos, y los investigamos. Sin estar en contra o a favor.favor. La reducción nos ayudará a hacer justicia a todos ellos, especialmente a aquellos que están bajo la desventaja de la sospecha inicial de sus afirmaciones existenciales
Gómez, 2020
     Igualmente, se puede apelar a la reducción en el caso de las esencias generales, en peligro de extinción por las sospechas que los nominalistas y positivistas han dirigido contra tales "hipóstatas" platónicos. Aquí también la suspensión de toda negación o duda del ser, incluida la de un posible ser ideal de estas entidades, es sin duda la mejor preparación para una exploración sin prejuicios de sus estructuras y relaciones esenciales. Sin embargo, esto no significa que el procedimiento  explícito de la reducción sea una condición necesaria para la práctica de la intuición esencial. Además, la matemática como la principal ciencia "eidética" parece haber florecido sin ella. De hecho, el mismo Husserl pensó que la "reducción eidética" o la abstracción idealizadora proporciona una base adecuada para ello sin el paso adicional de la reducción fenomenológica, siendo necesaria esta última solo para una evaluación "trascendental" final de las ciencias eidéticas.
     Observar los modos de apariencia (emerger) es nuevamente un paso en el cual la suspensión de las creencias existenciales puede ayudar al fenomenólogo al desviar su atención de su preocupación habitual con lo que aparece a la consideración de cómo aparece. Tratar casos de objetos "reales" e "irreales" en el mismo nivel puede restablecer el equilibrio al prestar a todos estos casos la misma atención. Por otro lado, el sombreado en perspectiva muestra que es posible un estudio imparcial de las apariencias sin un procedimiento explícito de la reducción, de hecho, puede coincidir con el interés de acercarse lo más posible y dar la apariencia de realidad al objeto condensado o reducido en perspectiva.
     
Gómez, 2020

     Los estudios sobre la constitución también pueden beneficiarse de no ser desviados inmediatamente por la cuestión de si el objeto que se constituye en nuestra conciencia disfruta o no de una existencia autónoma. De hecho, solo si estudiamos nuestros actos constitutivos sin esa preocupación podemos preparar una respuesta a la pregunta de cuánto puede haber contribuido nuestra conciencia a la constitución de los fenómenos. Aquí la insistencia de Husserl en la necesidad de una reducción previa puede ser singularmente pertinente. 
   El resultado de este breve análisis pareciera ser que la reducción fenomenológica, aunque es una ayuda categórica para todos los pasos que he distinguido, todavía no es indispensable para el investigador inmune a las posibles distracciones del sesgo existencial. El hecho de que incluso en los análisis fenomenológicos concretos del propio Husserl, más allá de los del primer volumen de Ideen, el proceso de la reducción está implícito o presupuesto en lugar de descrito explícitamente parecería que confirma este dictamen.

   Además, no debe pasarse por alto que en ciertos contextos la suspensión de la creencia de la existencia tiene sus peligros definitivos. La fenomenología reductiva a menudo ha sido puesta a prueba por su preocupación por las esencias en detrimento de los asuntos de la existencia. En consecuencia, ha sido declarada no apta para llevar una exploración ontológica del "ser" y especialmente no apta para analizar la "existencia" tomada en el sentido del "ser" del hombre y la "preocupación del sentido de las cosas“. Para mí, este cargo parece ser exagerado. Porque incluso después de la suspensión de la creencia en la existencia del mundo, que forma el contenido de nuestra vida "intencional", no dejamos de estudiar los actos de creer o el carácter de la existencia tal como creencias de estos actos. Incluso entonces no hay ninguna razón en contra, y de hecho cada razón para una fenomenología de nuestras creencias en la realidad y, como parte de ella, el estudio del significado de la realidad como tal. Del mismo modo, no hay nada en la reducción fenomenológica como tal que le prohíba tener en cuenta la preocupación del hombre por ser tan central para su esencia.
     Sin embargo, el procedimiento de la suspensión se vuelve peligroso y, de hecho, puede falsificar el enfoque de los fenómenos cuando esta suspensión temporal de la creencia se convierte en una cancelación y conduce imperceptiblemente al abandono permanente del juicio suspendido. Llevar a cabo la reducción puede proporcionarnos toda la evidencia necesaria para responder a esta pregunta. Pero la reducción no puede dispensarnos de volver a ella. La fenomenología reduccionista no sustituye a la epistemología. Tampoco puede convertirse en un sustituto de la metafísica. No hay escapatoria a la seriedad y persistencia de las cuestiones de la realidad y del ser.

  ***
Tomado y traducido de:
Herbert Spiegelberg (1971). El Movimiento Fenomenológico. 
UNA INTRODUCCIÓN HISTÓRICA. SEGUNDA EDICIÓN-Volumen II 
Parte XIV. LOS ESENCIALES DEL MÉTODO FENOMENOLÓGICO. 
La Haya, Países Bajos: Martinus Nijhoff Publishers.
[Síntesis]
Páginas 690-694
***
Nota: Las imágenes, los subrayados, lo resaltado, los corchetes y las viñetas no pertenecen al texto original pero se establecen con fines didácticos y estrictamente referenciales.

No hay comentarios:

POST DESTACADO

ESTADOS DE REALIDAD- FILOSOFÍA INTEGRAL HOLÓNICA 13/16

Estados de Realidad   Es hora de cubrir los "estados de realidad", son configuraciones temporales de la realidad que actúan c...

POSTS POPULARES